::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

:::::::::::::::::::::::::::::::::








:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::



lunes, 23 de enero de 2012

The Calling/El llamado

“Ciertamente, el Señor está en este lugar y yo no lo sabía.” Jacob, Génesis 28:16

Recuerdo aquellas interminable noches y mañanas en que saliendo por aquella estrecha ventana, entonces yo sólo podía entrar sin trastornar el tiempo. Y sobre todos tus 66 libros y sobre ese uno en particular, ese del del profeta mayor, amenecí rendida: a tus pies, a todas mis penas , ante la vida. Atravesabamos el desierto mientras caia la tarde, miles de peregrinos venian conmigo, pero al morir el día quizás fenecieron en el camino, les pasó lo que a la mujer de Lot saliendo de sodoma. En cuanto a mi y mis tres compañeros de campaña acampamos en un enorme planchón de piedra junto a la orilla del río, y ya así, cerquita a tu casa, como en un sueño, en tu sueño dentro de mi propio sueño, me despertaron las puertas del cielo.