::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

:::::::::::::::::::::::::::::::::








:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::



domingo, 1 de mayo de 2011

Poemas Varios

Respondió Jesús y le dijo: Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed. Juan 4:13


De Nuevo

A veces solo cuando quieres volar,
descubres que ya no tienes alas,
y así comienzas a descender
del cielo al suelo
para quedarte allí de nuevo
en la oscuridad a la que tanto
le tienes miedo,
conocerte y luego verte ir,
es una historia que reincide
y una y otra vez...
sin importar si
al resarcir tu nombre
se transfigura
en  uno que es dispar
o se releva,
tal vez si
o tal vez no,
pero  siempre el final
lúgubre y cruel,
un vacío en el fondo de mi alma,
que desangra hasta agotar
el último trozo de ilusión,
y  entonces...
fenecer.


pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna.
Juan 4:14